Palacio de la Moneda, Santiago de Chile

No formaba parte del plan, pero cuando en la terminal nos informaron de que nuestro autobús no salía hasta las 11 de la noche del día siguiente vimos que teníamos tiempo de visitar Santiago de Chile. Sabíamos que era muy poco tiempo, pero ni por un momento nos planteamos desaprovechar la ocasión: teníamos un día por delante y una gran ciudad que descubrir.

Seguir leyendo