El largo (y caro) camino hacia el norte

El tiempo se nos había echado encima: teníamos apenas tres días para recorrer los más de 3.000 kilómetros que separan la localidad argentina de El Chaltén de Santiago, la capital chilena. ¿El motivo de tantas prisas? Teníamos que llegar al aeropuerto a tiempo de tomar un vuelo que, por nada del mundo, queríamos dejar escapar. Esta es la historia de una larga (y cara) carrera a contrarreloj en la que tuvimos que cruzar dos países para no perder un avión.

El mal tiempo que nos había acompañado durante los días pasados en El Chaltén hizo que muchos visitantes replantearan la duración de su estancia y decidieran avanzaran la fecha de partida. Como consecuencia de este cambio de plan global, los pasajes para salir del pueblo durante esos días se agotaron en un abrir y cerrar de ojos. Esto nos afecto directamente, porque viajábamos con los días contados y 24 horas de más allí, significaban estrés. Mucho estrés. Se nos había descuadrado el ya de por si ajustado calendario y nos dejaba una única opción: teníamos que correr si queríamos llegar a tiempo a Santiago y cruzar los dedos para que todo saliera bien.

En algún momento, sabiendo los precios y la disponibilidad de buses, nos planteamos irnos de allí haciendo autoestop, pero al ver unos chavales que habían pasado más de 6 horas esperando junto a la carretera sin ningún resultado hizo que descartáramos esta opción. Teníamos demasiada prisa como para confiar en el azar y la buena suerte de los viajes a pulgar.

A continuación os explicamos como fuimos desde El Chaltén hasta Santiago de Chile de la forma más rápida que pudimos yendo por carretera.

Ir de El Chaltén a Perito Moreno

Para ir de El Chaltén hasta el pueblo de Perito Moreno (no lo confundáis con el famoso glaciar) pagamos 960 pesos argentinos con la empresa Chaltentravel. Embarcamos a las 8 de la tarde y viajamos durante toda la noche hasta la mañana siguiente a las 6 y media. Primer asalto: 10 horas y media de bus.

Ruta de El Chaltén a Perito Moreno, Argentina

Ir de Perito Moreno a Bariloche

Poco más de una hora después de haber llegado, tomamos el segundo autobús de la maratón. De nuevo viajamos con Chaltentravel, por 620 pesos argentinos, y pusimos rumbo a la turística ciudad de San Carlos de Bariloche.  Este viaje duró de las 7 y 45 de la mañana hasta las 7 de la tarde. Segundo asalto: 11 horas y cuarto.

Ruta entre Perito Moreno y Bariloche, Argentina

Para el siguiente salto tuvimos que esperar un autobús que salía a la mañana siguiente, así que tuvimos que pasar una noche en un hostal de Bariloche. Aunque en la planificación inicial del viaje habíamos decidido dedicarle algunos días a este reputado destino turístico, con la cuenta atrás en marcha no nos quedó más remedio que pasar de largo de Bariloche, de sus montañas y de sus lagos. ¡Tendremos que dejarlo para la próxima vez!

Ir de Bariloche a Osorno

El tercer tramo lo hicimos con Vía Bariloche y fue el más corto de todos: subimos al bus a  las 7.30 de la mañana y bajamos a Osorno poco después del mediodía. En este trayecto nos despedimos definitivamente de Argentina y cruzamos por última vez la frontera que la separa de Chile. El viaje nos costó 405 pesos argentinos. Balance del tercer asalto: 4 horas 45 minutos.

Ruta entre Bariloche y Osorno, de Argentina a Chile

Ir de Osorno a Santiago de Chile

En Osorno hicimos un alto de unas cuantas horas, lo que nos dio tiempo para pasear un poco, cambiar los pesos argentinos a chilenos (el cambio nos salió fatal, si lo hubiéramos hecho en la capital habríamos sacado mucho más) y comprar un adaptador para los enchufes chilenos. A las 6 y 40 de la tarde subimos a un vehículo de la compañía Tur-Bus que por 15.000 pesos chilenos nos llevó hasta Santiago de Chile. El cuarto asalto fueron interminables 10 horas más, pero antes del amanecer estábamos en la estación de autobuses de Santiago.  ¡Lo habíamos logrado!

Ruta entre Osorno y Santiago de Chile

Alexandra en la estación de autobuses de Santiago de Chile

Sonrisa de triunfo-agotamiento de Alex en la estación de buses de Santiago

En total fueron 3 días de viaje ininterrumpidos empalmando un bus con otro. La carrera se tradujo en más de 35 horas sentados, en un par de libros de los que ya nos podríamos desprender y en 200 euros menos por cabeza. Qué cierto es que viajar rápido es siempre más caro.

Cabeceamos un rato en la estación hasta que, por la mañana, abrieron el supermercado Lider que hay allí enfrente y pudimos ir a abastecernos. El plan era llenar la mochila con toda la comida que pudiéramos ¡incluso nos llevaríamos una garrafa de agua! El último paso y punto y final de la carrera sería tomar un autobús de Tur-Bus que por 1.600 chilenos nos llevaría, en poco más de 20 minutos, hasta el aeropuerto de Santiago.

A estas alturas os preguntaréis cuál es nuestro siguiente destino, pues os diremos que se trata de una de las islas más misteriosas del Pacífico, famosa principalmente por sus estatua monolíticas. ¿Adivináis a qué destino nos referimos?

1 comentario

  1. Tibisay

    A veces un Apart Hotel es más cómodo, Santa Magdalena Apartments ofrece los mejores servicios de alojamiento en Chile.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies