Preparándonos para estar fuera una buena temporada, redactamos una lista de cosas que debíamos hacer antes de irnos. Trámites, visitas, planes pendientes de esos que siempre dejas para más adelante y un montón de cosas para hacer en menos de un mes. Esta Semana Santa era el momento clave para ponernos manos a la obra y decidimos empezar a tachar cosas. Evidentemente, creímos conveniente empezar por lo que nos pareció menos duro: visitar a la familia de Mallorca.

 20140412_160200

Estuvimos en Palma de Mallorca en casa de La Tía Divi, que como su propio nombre indica, es una mujer realmente divina y ese mismo fin de semana cumplía 81 añitos. Felicitats un cop més Tia! La Tía visitó Canadá hace algunos años y nos estuvo poniendo los dientes largos hablándonos de su visita a las Cataras del Niágara y de su sorpresa al descubrir que el mirador del restaurante donde comía giraba.

Sin título-1

Aunque fueron solo dos días, no podíamos irnos sin ver a unos primos y ya sabéis que eso es la excusa perfecta para una cena. Gràcies per tot Toni, Andrea i Roger! Ellos también habían estado en Canadá y, cómo no, les había encantado. A estas alturas los dientes largos ya arañaban la mesa.

Pero no todo es tan bonito y al irnos de casa de La Tía después de despedirnos de ella, asomó la primera lágrima. El Lagrimón. El hecho de no saber cuánto tiempo estaremos fuera hace que estos momentos sean un poco tristes y bastante inciertos. Es verdad que hay familia que no la ves cada año, pero el hecho de saber que no podrás verla hace que se vea desde otra perspectiva. ¡Y esta es solo la primera despedida!

Sin título-2

Por cierto, nos llamó mucho la atención este sticker que vimos cerca de la Plaza España de Palma. Un mensaje de cariño para los Duques de Palma.

Sin título-3